martes, 10 de marzo de 2015

Hipnosis y el Masaje Miofascial

¿Quien no ha experimentado alguna vez, esa sugestiva sensación de placidez que nos embarga cuando estamos contemplando a alguien acariciando a otra persona?, ¿cuantas veces hemos podido disfrutar del suave desvanecerse en el hipnótico vaiven de una mecedora o contemplando a una madre acunando a un bebé en los brazos?... 

Sin duda el sentido del tacto, la sensación de gravidez y movimiento, es el más primario y precoz de nuestros sentidos, a través del cual empezamos a tomar conciencia de nuestro propio ser y de nuestro mundo, antes que el sentido del oído o de la vista puedan funcionar con plenitud. Es por eso que, durante el masaje terapéutico realizado por unas manos expertas y con la intención adecuada, resulte fácil inducir al paciente a estados de trance y de profunda calma. La piel y el tejido conectivo miofascial  está configurado de miles de redes nerviosas que son el nexo de unión entre nuestro sistema linfático, nuestros órganos internos y nuestro sistema endocrino. A través del sistema miofascial transcurren los meridianos energéticos del cuerpo, tal y como se contempla en la medicina china desde hace miles de años. En occidente, los padres de la psicología ya hablaban también de cómo nuestras emociones y nuestra psicología incidían y modelaban nuestro cuerpo, así como su correcto funcionamiento. Sigmund Freud, decía que "el cuerpo es el destino", y posteriormente C.G. Jung y Willhelm Reich llegaban a la conclusión de que toda la actividad psíquica del hombre y sobre todo, la que pertenece al inconsciente, quedaba impresa en el cuerpo. Autores más recientes como Joe Dispenza o Bruce Lipton, nos explican como el cuerpo es capaz de somatizar nuestras emociones  e incluso nuestras creencias y pensamientos, hasta el punto de poder influir en la expresión de nuestros genes.

Así pues, todas las enfermedades que se desencadenan por un bloqueo a nivel energético o por una somatización de impactos emocionales muy severos, pueden ser desbloqueados y liberados con gran efectividad y de una manera muy directa con el masaje terapéutico y la hipnosis. Las manos, en contacto directo con el órgano afectado o mediante sus puntos reflejos, son capaces de remover el tejido miofascial afectado y todas sus terminaciones nerviosas, mientras el paciente es conducido a un estado de trance profundo. Esta experiencia puede provocar que el paciente reviva momentos conflictivos de su vida, imágenes, recuerdos y sensaciones que ya habían sido olvidados, pero que el inconsciente ha guardado durante años en el tejido miofascial y en sus redes neuronales. 

Un ejemplo muy común que se da hoy en día, es el caso de mujeres que han dado a luz por cesárea y no han tenido la oportunidad de liberar nunca toda la energía acumulada que deberían haber empleado en el trabajo del parto. En el momento de dar a luz, toda la energía de su cuerpo está preparada para traer a su hijo al mundo con todo el esfuerzo físico que eso conlleva, sin embargo, la mujer no puede participar de ese proceso ya que la cesárea y la anestesia le arrebatan esa oportunidad. La inmensa energía acumulada en su útero, rara vez puede ser liberada de forma alguna después, y este bloqueo energético termina provocando gran cantidad de alteraciones de tipo hormonal, orgánico, circulatorio y nervioso. Esta energía puede también estar contaminada de emociones como la frustración, la ira o la tristeza que muchas veces sufren en ese momento crucial de su vida. El trabajo directo de las manos sobre el útero, en estado de trance y con la intención adecuada ayudan decisivamente a que esa energía y emociones reprimidas puedan ser liberadas de una forma segura, permitiendo así que el cuerpo pueda sanarse.

Las técnicas de quiromasaje son un recurso eficaz para todo tipo de alteraciones fisiológicas a nivel muscular, derivadas de una mala higiene postural o de lesiones deportivas como pueden ser esguinces, contracturas, tendinitis, etc. Pero si el terapeuta es capaz de integrar una intención eficaz dentro de un marco apropiado de trance, también se podrán liberar tensiones y todo el dolor psicológico y emocional que suelen acompañar en procesos crónicos de larga duración.

No dudes en informarte y libérate de esas energías bloqueadas.