sábado, 14 de marzo de 2015

Endometriosis, el fracaso de la medicina moderna.

Hoy, en el día mundial de la endometriosis, no puedo dejar pasar la oportunidad para hablar de esta enfermedad que se estima afecta al 15% de las mujeres españolas en edad fértil. El llamado "Cáncer que no mata" tiene tan elevada tasa de incidencia dentro de la población femenina que debería ser tratado con muchísimo más rigor e interés, por parte de la sociedad médica, del que han mostrado hasta ahora. Es más, cabría decir que una de las causas de esta enfermedad, sería imputable al abandono y diagnóstico tardío que médicos y ginecólogos suelen hacer de la misma. Suelen pasar de media entre 10 y 15 años antes de que una mujer pueda ser diagnosticada de endometriosis, lo cual resulta aberrante, teniendo en cuenta la cantidad de síntomas y alteraciones, muchas veces incapacitantes, que debe sufrir la mujer durante años. Lamentablemente, después de un largo historial de visitas a médicos, ginecólogos y especialistas varios, cuando por fin son diagnosticadas, la enfermedad se ha extendido tanto que no cabe otro remedio que la cirugía.

La sociedad médica, impregnada aún y lamentablemente, del pensamiento judeo-cristiano que contempla la sexualidad femenina como una maldición bíblica, entiende que cualquier alteración o sufrimiento durante su ciclo menstrual es "NORMAL". Es "normal" que la mujer se retuerza de dolor durante su menstruación y es "normal" que la mujer debe parir con dolor. Si a esto, le sumamos la tendencia actual de la sociedad, que abunda en la idea de que la menstruación es una condena, algo sucio y maloliente que debe eliminarse o erradicarse, como pregonan los medios de comunicación, estamos creando el caldo de cultivo ideal para que la mujer se "avergüence" de sí misma y sienta un repudio hacia su propia biología natural, que hace que sufra su enfermedad en completo silencio, desconsuelo y desamparo. Las consecuencias psicológicas de esta situación de repudio hacia su propia identidad sexual y a su capacidad reproductiva mantenidas durante años son devastadoras. La mujer con endometriosis debe vivir en silencio y desde la más absoluta incomprensión por parte de los médicos, la destrucción de su sistema reproductivo y su sentido biológico de "SER MUJER".

El paradigma actual de la ginecología, el mismo que se mantiene desde el siglo XIX, está distorsionado en su base. Ningún médico puede hacer oídos sordos al dolor, entendido este como una señal inequívoca de un trastorno o enfermedad del paciente. Tampoco se puede obviar otros síntomas que suelen acompañar al dolor, como son el estreñimiento crónico, alteraciones del ciclo menstrual, relaciones sexuales dolorosas, cansancio extremo, etc. Y tengo que decir, que me resulta sumamente sospechoso que aún siga vigente esta idea de que los males que afectan a la mujer, tienen que ser "normales". Que las farmacéuticas no inviertan un euro en el estudio de esta enfermedad y que el único remedio contemplado sea la cirugía para extirpar los genitales internos de la mujer, parcial o totalmente, dejándola estéril después de años de sufrimiento, me parece insólito, bochornoso y sádico.

¿Qué es la Endometriosis?

La endometriosis es una alteración del sistema reproductivo de la mujer que afecta al tejido endometrial provocando que éste sea capaz de migrar fuera del útero afectando a los ovarios y órganos adyacentes. Sus causas fundamentales son las siguientes:

- Una alteración hormonal con una elevada cantidad de estrógenos.
- Estreñimiento crónico y una vida sedentaria.
- Factores estrogénicos ambientales y contaminación.
- Una dieta desequilibrada rica en azúcares y carbohidratos refinados.
- Candidiasis intestinal.
- Una pobre educación sexual y una mala propiocepción corporal.
- Un diagnóstico tardío y una pésima atención médica. 

¿Qué tratamientos alternativos existen?

La endometriosis se puede combatir eficazmente con remedios naturales tan antiguos como son la fitoterapia, la dieta o los masajes. Dentro de la fitoterapia, conocemos el Vitex Agnus Castus (sauzgatillo) que tiene la capacidad de actuar sobre la glándula pituitaria regulando de manera muy eficaz el sistema hormonal de la mujer y favoreciendo su fertilidad. Una dieta sana, controlar los niveles de estrés, abdominales hipoflexivos, la danza oriental y los masajes pueden dar resultados altamente efectivos.

A nivel psicológico y emocional, resulta muy recomendable hacer terapia para promover e incrementar el sentido de "SER MUJER" y descubrir la maravilla de su ciclo menstrual y todo su poder creativo-reproductivo, eliminando cualquier creencia negativa o limitante que pueda tener al respecto.

También resulta interesante realizar una biodescodificación de proyecciones trangeneracionales que pueden permanecer latentes y ocultas en su experiencia de vida. La endometriosis significa o hace notar muchas veces, que la mujer no se encuentra en "su cueva" o no encuentra el lugar adecuado donde reproducirse. 

Si tienes algún conflicto físico o psicológico relacionado con tu ciclo menstrual, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.