miércoles, 7 de enero de 2015

7 consejos para después de los excesos navideños

Seguramente ya habrás apuntado en tu lista de propósitos para este 2015 y en primer lugar, ponerte a dieta después  de los excesos navideños. En Metabolismo y Nutrición no nos preocupa tanto el exceso de peso que pueda suponer un par de kilos más, sino que puedas volver a sentirte en plenas facultades, radiante de salud y de energías para afrontar el nuevo año que ahora comienza. Durante estas fechas es típico haber abusado de alimentos para los que el organismo no está muy habituado, sobre todo carnes grasas y marisco, así como gran cantidad de azúcares y dulces. Tampoco nos olvidamos de las bebidas alcohólicas que suelen acompañar cada celebración. 

Estos excesos provocan un fuerte shock metabólico que el organismo debe combatir con gran esfuerzo. Para ello debemos recurrir a los órganos encargados de depurar y limpiar el mismo, y que haciendo un paralelismo con los automóviles, podríamos decir que son los filtros encargados de eliminar los agentes tóxicos, radicales libres y exceso de ácidos que pueden ocasionar alguna enfermedad. El hígado, los riñones, los intestinos, la piel y pulmones son nuestros "filtros" y deberíamos hacer una "puesta a punto" periódicamente, por ejemplo en cada cambio de estación, para hacer una buena limpieza de nuestro organismo.Sin embargo, después de las fiestas navideñas es más aconsejable todavía. Queremos compartir contigo algunos remedios que te irán de maravilla para que puedas volver a sentirte en plenas facultades lo antes posible.

1. Lava tu organismo con agua.


Sin lugar a dudas, cuando hablamos de lavar o limpiar algo, siempre lo hacemos con agua. Nuestro organismo no es distinto y no existe mejor manera ni más efectiva para eliminar el exceso de ácidos y de toxinas que con una gran cantidad de agua. Es necesario beber mucha agua, al menos un par de litros al día, porque alcaliniza y renueva todo el líquido en el que flotan nuestras células. Habrás oído millones de veces que es importante beber agua, pero de tanto oírlo muchas veces no hacemos caso. Beber una gran cantidad de agua evita la retención de líquidos, favorece el tránsito intestinal, regula la presión sanguínea y facilita la eliminación de residuos tóxicos. Beber agua acelera el metabolismo y es decisivo para perder algunos kilos de más. Bebiendo agua limpiarás y favorecerás la función de tus riñones, los filtros más importantes de tu organismo. Y por último cabe señalar que el ardor estomacal típico de las digestiones pesadas en estas fechas se produce siempre por no beber suficiente agua. 

2. Limpia tu colon con Cloruro de Magnesio.

Una forma muy efectiva de limpiar nuestros intestinos y eliminar fácilmente la gran cantidad de residuos tóxicos que se almacenan en el mismo, es tomando cloruro de magnesio. Lo más recomendable sería un lavado de colon que ofrecen muchas clínicas y balnearios de lujo, pero podemos conseguir un buen resultado con este método casero. Antes debo comentar la importancia de que nuestro colon se mantenga en buenas condiciones, ya que es el encargado de reciclar, una y otra vez, toda el agua que nuestro estómago necesita para hacer la digestión cada vez que comemos. Esto quiere decir, que si no bebemos suficiente agua, el colon se ve obligado a extraer toda la que pueda de los residuos de deshecho, lo que provocará que nuestras digestiones sean siempre "sucias".

Recomendamos tomar cloruro de magnesio, de venta en cualquier herbolario, una vez al día durante un par de semanas. Una cucharilla de café con un vaso de agua o dos, nos provocará un efecto laxante muy natural y sin retortijones, que limpiará de forma efectiva nuestro colon. Es muy recomendable si padeces de estreñimiento y no provoca efectos adversos de dependencia, como ocurre con otros laxantes que venden en farmacia, ya que el magnesio es un mineral tan necesario para nuestro organismo como son el calcio o el potasio.

3. Ayuda a tu hígado con aceite de oliva y limón.

El hígado es el laboratorio químico por excelencia de nuestro organismo y se encarga de sintetizar, procesar y limpiar nuestra sangre de todo tipo de sustancias tóxicas. Cuando hablamos de conservantes, pesticidas, metales pesados y una larguísima lista de productos químicos que contienen la mayoría de alimentos que comemos, debemos recordar que es nuestro hígado quien se va a encargar de "salvarnos" de ellos. Muchas veces el hígado se ve desbordado por tanto trabajo, que no le queda más remedio que encapsular en grasa todo aquello que no puede procesar, para que se vaya depositando en el tejido adiposo, lo cual es causa también de los famosos michelines.

Un remedio muy efectivo es tomar en ayunas, media hora antes del desayuno, medio limón exprimido y aceite de oliva en cantidades iguales muy bien mezclado. Este remedio casero garantiza una buena depuración del hígado y de la vesícula biliar, aunque es probable que los primeros días y dependiendo del grado de toxicidad de nuestro organismo, pueda provocarnos alguna náusea o incomodidad. Si  sufrieras molestias de forma continuada, sugiero que visites al médico para descartar que exista cálculos biliares u otros problemas más graves. 

4. Realiza ejercicios respiratorios.


La medicina china suele decir que la tristeza se acumula siempre en los pulmones y en estas fiestas tan señaladas es fácil que nos invada la nostalgia de otras navidades mejores o que recordemos a personas que ya no están con nosotros. No es de extrañar entonces que en estas fechas se multipliquen por 10 los casos de catarros, constipados y todo tipo de afecciones relacionadas con el sistema respiratorio. Aparte del aspecto emocional, los pulmones son el filtro más efectivo para evitar patógenos de todo tipo y para oxigenar nuestro organismo. Un estudio reciente dice que parte de las grasas se evaporan a través de la respiración cuando hacemos ejercicios aeróbicos, pero más importante si cabe, es la capacidad que tiene el oxigeno para alcalinizar y eliminar el exceso de ácidos de todo tipo, que quedan retenidos en nuestros tejidos, como consecuencia de nuestras reacciones metabólicas.

Dedica 10 ó 15 minutos al día a respirar de forma voluntaria y consciente. Respira a tu ritmo, inspirando al máximo y ampliando tu caja torácica todo lo que puedas; y exhala lentamente hasta la ultima gota de aire que tengas. Limpiarás de forma efectiva tu organismo e incluso, puede que te sorprenda observar que liberas también alguna emoción reprimida. 

5. Elimina impurezas con baños de sal.


La piel es el órgano más grande y extenso de tu cuerpo y su función es la de ponerte en contacto con el mundo, protegiéndote de agentes patógenos. Es fácil observar cómo, cuando nuestro organismo esta rebosante de ácidos nocivos y residuos tóxicos, la piel acusa todo tipo de alteraciones como dermatitis, psoriasis, ezcemas, etc. Son síntomas de que nuestra piel está intentando "sacar la basura" fuera. 

Ya en tiempos de los romanos e incluso antes, se conocía la importancia de los baños de sal para limpiar el organismo y recobrar la salud. Además te dará la oportunidad de desconectar y enfrentar mejor el estrés de la vuelta de vacaciones. Entérate de como tomar los baños de sal en este artículo que ya publicamos con anterioridad.

6. Drenaje Linfático Manual


Sin lugar a dudas, uno de los tratamientos más efectivos que existen para depurar el organismo y activar tu sistema inmunológico es el Drenaje Linfático Manual. La vida sedentaria provoca que la circulación de la linfa quede totalmente estancada y que ésta no pueda limpiarse debidamente. El masaje es la forma más efectiva para activar la circulación de la linfa y está indicado para eliminar la  retención de líquidos. Es un tratamiento muy efectivo también para remover el tejido adiposo y los acúmulos de celulitis donde, como ya expliqué antes, el hígado suele almacenar gran parte de los residuos tóxicos que a veces es incapaz de eliminar.

No lo dudes y pídenos cita para una primera sesión gratuita. Te sorprenderá los resultados.

7. !Y no olvides vitaminarte y mineralizarte!...

Como decía Super-Ratón al final de cada episodio, es importante suministrar al organismo un buen complemento de vitaminas y minerales, cuando nuestra dieta ha sido deficitaria. El exceso de dulces y en general de azúcares refinados, así como el consumo de alcohol en esta fiestas navideñas, han podido provocar una importante merma de nuestras reservas de vitaminas y minerales de nuestro organismo. En concreto, las vitaminas del grupo B son las más castigadas y esto es causa de alteraciones del sistema nervioso. 

Recomiendo que empieces a consumir cuanto antes una gran cantidad de verduras, legumbres, fruta y frutos secos para compensar este déficit o en su lugar, que consumas un buen complejo vitamínico que te aporte la mayor cantidad de vitaminas y minerales que necesitas.

¡Feliz 2015!

César Esteban, quiromasajista y coach nutricional.