domingo, 14 de septiembre de 2014

Obesidad y Coaching Nutricional

La obesidad es en la actualidad el problema sanitario número uno en las sociedades occidentales, que suele llevar aparejada otras alteraciones metabólicas como el colesterol, la hipertensión o la diabetes. Se cree que en Estados Unidos existe una recurrencia de la obesidad de casi el 70% de la población y es verdaderamente preocupante cómo está afectando también a la población infantil. También en España han saltado ya desde hace tiempo las alarmas para avisarnos de que este problema se está extendiendo en nuestra sociedad.

La Obesidad en la sociedad  de hoy

La obesidad sigue siendo a día de hoy una enfermedad difícil de diagnosticar y de tratar, en la medida en que son muchas las implicaciones personales, sociales e incluso culturales que la desdibujan, haciendo muy difícil realizar un perfil ajustado de dicha enfermedad en cada caso. Hace 50 años, una imagen robusta o "estar rellenito" se consideraba como un signo de salud y bienestar. Culturalmente aún podemos recordar la imagen angelical de los querubines rubios y rollizos que adornan las iglesias y  sigue existiendo el tópico de que los gorditos son gente simpática de carácter afable y feliz. 

Nada más lejos de la realidad.

La obesidad suele provocar hoy en día un gran rechazo social y un gran sufrimiento para la persona que la padece. En una sociedad donde cada vez más se rinde culto al cuerpo, al deporte y a la imagen personal, el obeso suele sentirse aislado, incapacitado y fracasado. 

El sobrepeso emocional

Abordar el tema de la obesidad sin tener en cuenta la multiplicidad de factores psicológicos y emocionales que la sustentan, es un grave error que termina provocando el fracaso de tantos tratamientos y dietas como pueda emprender el paciente. El tratamiento de la obesidad no puede reducirse a una dieta determinada, al consumo de alimentos light o a contar las calorías ingeridas. La cuestión no es, cuánta cantidad de alimentos comemos al día, sino de cómo nuestro cuerpo los metaboliza. 

El metabolismo es la clave en este asunto ya que, todos conocemos a alguien que come sin parar y no engorda nunca y sin embargo, hay obesos que lo poco que comen les engorda. El metabolismo es el encargado de decidir si aprovecha todas las calorías que ingerimos o si por el contrario, las almacena en forma de grasas. Nuestro sistema endocrino, mediante un delicado y complejo equilibrio hormonal, es el que va a decidir si engordamos o adelgazamos. Nuestras emociones y la ansiedad son determinantes porque en la mayoría de las ocasiones son la causa de que este sistema hormonal se desequilibre y que nuestro metabolismo finalmente se vea afectado.

El estrés laboral, nuestros hábitos de consumo o nuestras relaciones familiares y personales, pueden ser tan determinantes sobre la obesidad como la cantidad o la calidad de los alimentos que comemos.

Coaching Nutricional y el tratamiento de la obesidad

Aunque pueda confeccionarse algún tipo de dieta personalizada según las necesidades del cliente, lo cierto es que la tarea del Coach Nutricional se centra principalmente en el estudio de todos los factores psicológicos y emocionales que afectan al cliente y que están determinando su obesidad o impidiendo que siga una dieta determinada. Es fundamental conocer en profundidad todos los aspectos personales del cliente que puedan estar condicionando su estado, como pueden ser creencias limitantes, hábitos y conductas adquiridos, patrones de comportamiento heredados, adicciones o fobias de tipo alimentario, etc.

El cliente debe saber que su estado ideal está al alcance de su mano y que la obesidad no es un problema crónico, ni mucho menos, una "forma de ser". El coach debe ofrecerle un plan ilusionante de cambio y transformación, en la medida en que pueda ir derribando los obstáculos psicológicos que le tienen atrapado en su obesidad. 

A veces la obesidad es una forma de "defenderse" de una amenaza que el cliente está sintiendo, utilizando su cuerpo como "escudo". En otras ocasiones, la obesidad puede estar siendo utilizada para sentirse "rechazado" cuando el cliente tiene problemas de adaptación social. La obesidad puede también significar una "sobrecarga" de responsabilidades que se manifiesta también a nivel físico. También puede esconder graves carencias afectivas e incluso traumas vividos en la infancia o en la adolescencia. La obesidad puede ser un signo distintivo de todos los miembros de la familia del cliente que sigue engordando para mantener la "fidelidad familiar". En ocasiones también, la obesidad se manifiesta como una carga de tipo transgeneracional o una proyección inconsciente familiar que es conveniente desprogramar o biodescodificar, como algunos terapeutas prefieren definir.

El Coach Nutricional se convierte así en una especie de detective cuya única misión es la de identificar cual es el corazón del problema y la causa principal que la está originando. El éxito del cliente en su lucha contra la obesidad es sólo posible cuando tiene identificado las causas de la misma y obtiene las herramientas y recursos necesarios para poder combatirla. 

Las técnicas utilizadas en el tratamiento de la obesidad pueden variar en función de cada paciente en su proceso de transformación y son las siguientes:

  • Técnicas de PNL
  • Ejercicios de relajación y de liberación emocional
  • Visualización y meditación guiadas
  • Hipnosis Ericksoniana
  • Masaje desestresante y descontracturante
  • Drenaje Linfático Manual

No dudes en contactar conmigo si tienes un problema de obesidad o cualquiera de sus afecciones asociadas y en una primera consulta gratuita podremos determinar cual será el mejor tratamiento a seguir.