domingo, 13 de octubre de 2013

Bienvenid@s

"Orandum est ut sit mens sana in corpore sano"
Bienvenidos a mi  blog sobre Metabolismo y Nutrición. El mismo nace como fruto de mis estudios y mi experiencia particular sobre estos dos elementos de fundamental importancia en nuestra vida. Quiero ofrecer a través de mis posts toda esa información que de alguna manera se nos ha escatimado por los medios y que es vital para nuestra salud física, psicológica e incluso emocional. En una época en la que proliferan todo tipo de terapias, métodos, dietas y sistemas para conseguir lo que muchos llaman la "Sanación", quiero aportar mi granito de arena invitando a todo el mundo a enfocar su atención en el aspecto más básico y fundamental de todos, el Metabolismo y la Nutrición. 

Si bien es cierto que diversas prácticas como el Tai-Chi, el yoga, o el Reki pueden ofrecerse como un medio válido para conseguir una buena comunicación entre la mente y el cuerpo, sin lugar a dudas, lo que en mi caso particular me ha deparado mayores beneficios y un rotundo aumento de mi calidad de vida y mi salud, ha sido la puesta en práctica de nuevos hábitos alimentarios y de higiene nutricional. Nunca damos suficiente valor, ni por otra parte hay interés en que estas cosas se conozcan, sobre el impacto que la nutrición puede ocasionar en nuestro metabolismo y nuestras energías. Nadie pone en duda el efecto que puede tener un gramo de ibuprofeno en su organismo cuando tiene un dolor de muelas, quizá porque hay una industria farmacéutica que nos convence de lo "maravilloso" que es este producto químico, pero muy pocos nos detenemos a pensar el efecto que 8 o 10 gramos de azúcar refinado o de cafeína, por poner sólo algún ejemplo, puede estar provocando día a día en nuestra salud. 

En mayo de 2013, después de cinco largos años de estudios y pruebas clínicas de todo tipo, se me diagnosticó Síndrome de Fatiga Crónica, una enfermedad altamente incapacitante para la que los médicos no conocen cura ni tratamiento efectivo. Sin entrar en detalles sobre esta enfermedad, solo os diré que ha sido mi empeño y un larguísimo estudio sobre metabolismo y nutrición los que me han reportado claros beneficios para superar la misma. En apenas 4 meses no sólo he conseguido reducir el número de crisis que sufría, hasta casi hacerlas desaparecer, sino que se han esfumado mis problemas de hipertensión, colesterol, hiperglucemia y obesidad crónica. Quizá lo más llamativo para mis amigos y familiares haya sido la espectacular pérdida de peso y un aumento más que evidente de mis energías. Empujado en parte por ellos, quienes me piden información a diario sobre los métodos que he llevado a la práctica para curarme, me veo en el compromiso de hacerla pública y compartirla también con todos vosotros.

“Medice sana te ipsum” es un precepto latino muy antiguo que viene a prevenirnos sobre la necesidad de curarnos a nosotros mismos antes de intentar curar a los demás. También hace referencia a la importancia de tomar Consciencia sobre nuestras virtudes y defectos para conocernos mejor y descubrir quiénes somos en realidad. No es, si no con mi ejemplo y mi experiencia particular de curación, como pretendo mostrar a los demás la importancia de conocerse, respetarse, cuidarse y amarse así mismo.
Necesitamos más que nunca descubrir quiénes somos y dedicar un mínimo de atención y tiempo a nuestras necesidades básicas, para poder mantenernos a flote en medio de esta tempestad de desinformación, publicidad y manipulación mediática que consigue abundantes beneficios a costa de nuestra enfermedad y nuestra dependencia farmacológica. Nuestra salud y nuestra calidad de vida van a depender de la atención que pongamos en todo aquello que nos alimenta diariamente y no sólo hablo de comida, sino también de nuestros pensamientos, nuestras relaciones personales, nuestras emociones y nuestras actitudes.
Sólo voy a hablar de mi experiencia particular y de la información, que poco a poco voy obteniendo, así como mis puntos de vista sobre el mundo de la nutrición y sus consecuencias en el metabolismo, sin pretender en ningún momento sustituir los criterios profesionales de los médicos. En este blog como en mi libro “Un curso de alimentación consciente” no intento realizar un doctorado de nada, pero si voy a plantear preguntas y sugerir cuestiones para que entre todos despertemos a una nueva consciencia sobre nosotros mismos y nuestra salud.

César Esteban Guill – 13 de octubre de 2013